jueves, 23 de agosto de 2012

Yo me quedo con el verano....

Si, lo sé: estaréis pensando: Buff, qué rollo: aumento de las temperaturas, golpes de calor, lipotimias, masificación en las ciudades, incendios forestales... Sí, pero, con todo y eso, definitivamente yo me quedo con el verano. 
Llegan las vacaciones y aprovechamos más las horas de sol. Parece que no da tanta pereza salir a la calle y disfrutar de los pequeños placeres de la vida como, por ejemplo, comerse un helado o tomarse una cañita bien fresquita, a ser posible, en buena compañía. Además, en esta época del año estamos más predispuestos a encontrar un amor verdadero....
Yo, después de quince años de matrimonio,  también lo he hecho. Pero no penséis mal, sigo enamorada de mi marido. ¿ La clave de nuestro éxito ? Intentar salir de la rutina en la que vivíamos inmersos, renovar hábitos y sorprendernos nuevamente, a todos los niveles. Dialogar después de una larga jornada de trabajo, una escapada romántica sin niños, una cena a la luz de las velas....Todo ello ha sido fundamental para reavivar la llama en nuestro matrimonio. Creedme, sólo hay que intentarlo !

3 comentarios:

  1. De todo corazón te deseo que sea duradero y esa felicidad que habeis conseguido se prolongue eternamente.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Quien dice encontrar el amor verdadero dice echar un polvo veraniego. Recomendables ambos :D

    p.d. Me alegro de que tu matrimonio se haya reavivado :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja...buena forma de enfocarlo, pero tienes mucha razón. El verano parece propiciar los encuentros y reencuentros....

      Eliminar