sábado, 7 de septiembre de 2013

Los patitos feos también besan, Jane Green

Romántica Chick-lit
432 páginas, 2000

Sinopsis:


Jemima Jones está gorda, muy gorda. Sus delgadas compañeras de piso la tratan como a una criada y su maravillosa, delgadísima y guapísima jefa en el Kilburn Herald, mucho más tonta que ella pero mejor pagada, actúa como si Jemima fuera su sierva. 
Si a esto le sumas que está loca por su encantador, sexy e inalcanzable colega Ben, la conclusión es que la vida de Jemima necesita un cambio. Cuando conoce a Brad por internet le llega la oportunidad de reinventarse: será la felina, guapa, gimnasio-adicta y glamourosa JJ. Su Romeo a larga distancia no tarda en pedirle una cita.


Mi opinión:

Jemima es una joven que trabaja en un periódico local y vive secretamente enamorada de Ben, su  guapo y simpático compañero de trabajo. Su vida sería casi perfecta si no fuera porque toda la gente (jefes, compañeras de piso e incluso su madre)  la juzgan más por su físico que por sus cualidades personales y profesionales. Todos, excepto sus dos compañeros de trabajo,  Geraldine y el propio Ben

Cuando en el trabajo reciben unas clases prácticas para iniciarse en el mundo de Internet, Jemima conoce en un chat a un encantador chico americano, prototipo de la perfección masculina rubio, cachas y simpático. Un día, decide darle un giro radical a su vida: se apunta a un gimnasio y se pone a dieta.

A partir de ese momento, Jemima descubrirá que hay vida más allá de las camisetas anchas y de los bocadillos de bacon, y que el chocolate puede ser un buen sustitutivo del sexo... aunque ella personalmente, prefiera esto último.

Vayamos por partes para analizar este libro: se lee muy rápido, los diálogos agilizan su lectura y la narración combinada en primera persona y con una especie de voz en off otras,  puede resultar incluso original, pero el libro en reglas generales, me ha decepcionado muchísimo.

Jemima me cae bien la primera parte del libro, cuando tiene unos kilos de más pero afronta sus problemas con gracia y salero. Incluso en más de un momento me he sentido identificada con ella, por ejemplo, cuando se estira en su cama para sentir que tiene el vientre más plano... son situaciones que, en mayor o menor medida, todas hemos experimentado alguna vez.

Pero en la segunda parte del libro y por mucho que la escritora intente hacernos creer lo contrario, Jemima parece una persona diferente. Cuando adelgaza -siendo más exactos, se vuelve anoréxica y vigoréxica -, su carácter cambia por completo y se vuelve una Barbie pija bastante superficial. Cuando está con otras chicas obesas, más que sentirte identificada con su problema, da la sensación de que les tiene lástima. Y lo más sorprendente de todo: a pesar de haber adelgazado más de 20 kg en un tiempo récord, no tiene ni un gramo de grasa ni de celulitis en su cuerpo, no tiene estrías... la gente la confunde con una estrella de cine...Un poco exagerado, no creéis ?

El personaje de Ben es un poco más regular, pero también tiene sus peros. Es cierto que es de los pocos que trata a Jemima como una igual cuando es obesa, pero también es cierto que, sospechosamente,  hasta que no adelgaza no se da cuenta de que está enamorado de ella. Y para rematar la obsesión de la escritora por la belleza, destacaré que Ben consigue su ascenso más por sus dotes físicas que por sus cualidades como periodista.

El único personaje que me ha convencido y que se salva de la quema es el de Geraldine, la compañera de trabajo de Jemima, a pesar de que en la sinopsis no la dejan muy bien parada. Es buena amiga suya cuando adelgaza, pero también lo era mientras que tenía unos kilos de más.

Otro de los efectos negativos de leer un libro que tiene ya unos añitos es que la trama que se monta a partir de que Jemima y sus compañeros de trabajo descubren el fabuloso mundo de Internet y flipan en colores con un chat, está totalmente desfasado a día de hoy e incluso me ha parecido un poco ridículo. Pero sin duda, el  primer premio al capítulo más hortera de este libro se lo lleva la resolución del secreto que oculta el novio americano de Jemima. Y no os diré nada más, prefiero que lo descubráis vosotras mismas.

Lo peor de todo es el mensaje que trasmite este libro y que no es otro que como no adelgaces, no te vas a comer un rosco en la vida, cosa que, personalmente, me ha ofendido bastante. 

Mi pequeña venganza por todo este cúmulo de despropósitos, y para estar en sintonía con esta novela tan superficial, será valorar este libro con una puntuación baja en calorias:

10 comentarios:

  1. jolin, pues es un libro q me llamaba la atencion desde hace bastante tiempo, pero lo pones tan mal q ya no se.... :(

    besotes

    ResponderEliminar
  2. No me va mucho el click it , pero este desde luego queda descartado.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Entonces Jemina no es ninguna Bridget Jones, sino que se convierte en otra pija más cuando adelgaza... Pues entonces pasaré de este libro :(

    Gracias por tu sincera reseña, un beso!

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo contigo, leí el libro hace tiempo y llegué a la misma conclusión final que tú respecto al mensaje implícito ( y explícito) que en el fondo la novela.

    Gracias por la reseña.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Hola preciosa!!

    No conocía la novela pero si a la autora, hace bastante que leí "Alquilo habitación para cambiar tu vida" y te soy sincera no me acuerdo del final pero no tengo una sensación mal.
    Bueno no todas pueden ser siempre de 10, hay de todo...
    Gracias por la reseña, es una delicia visitarte.

    Besos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  6. Wow que mal!!!!!
    La sinopsis se me hizo buena :S! pero creo que ni lo leeré :S
    Saludos y gracias por la reseña, no conocía el libro :)

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que hay que tener cuidado con este tema que tantas mujeres se lo toman tan serio y causa tantos problemas. No me parece cuestión de frivolizar con él.

    ResponderEliminar
  8. hahahahhaha, me parto con lo de puntuación "baja en calorías"!! Pues ciertamente es un tanto grave que el mensaje de un libro, que en mi opinión es lo más importante, sea éste. Así que me alejaré de este libro como de la peste!
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. jajajaja... Yo le hubiese puesto un 0 patatero jajajaj...... No deberían ni escribir este tipo de cosas, y menos con los problemas que hay, te aplaudo por tu opinión.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Vaya... me llamaba desde hace tiempo este libro, por sus sinopsis y el título me hacía gracia. Pero sinceramente, no sé si acabé leyéndolo. Bueno, si me lo prestan, a lo mejor le doy una oportunidad

    BESOTES

    ResponderEliminar