lunes, 29 de febrero de 2016

Herbarium. La flores de Gideon, Anna Casanovas

Romántica contemporánea
444 páginas
Ediciones Urano - Titania, 2016
Comprar el libro en Amazon aquí

Sinopsis:

Un oscuro secreto familiar hizo que Sarah se marchara de Oxford a los dieciocho años. En su huída a Brasil dejó atrás una vida. Pero cinco años después, tras la muerte de su padre, se ve obligada a regresar. Quiere ver a su abuela Sylvia, la mujer que la crió de niña y que ahora sufre Alzheimer. 
Sarah cree que estará solo unos días, pero cuando va a la Universidad donde su padre era profesor de química descubre que él se ha pasado los últimos años estudiando a Jane Eyre y buscando los dibujos de unas misteriosas flores, las flores de Gideon.
¿Quién es Gideon? ¿Qué significan esas ilustraciones? ¿Qué tiene que ver Jane Eyre en todo esto? Aunque su abuela parece conocer las respuestas, no puede ayudarla. 
Lo más paradójico es que el único que puede hacerlo es Liam Soto, profesor estrella de la Universidad de Oxford, el mayor experto en Jane Eyre de Inglaterra y él ni quiere ni puede estar cerca de Sarah. 
A través de las flores de Gideon, Sarah descubrirá el pasado de su abuela y una gran historia de amor que tal vez la ayude a recuperar su vida y le dé las fuerzas necesarias para desenterrar lo que de verdad se esconde en su corazón.

Mi opinión personal:

Este libro ha sido el ganador de este año del II Premio Titania. Cuando a su autora, Anna Casanovas, le preguntaron recientemente en el VI encuentro RA qué opinaba sobre unas declaraciones vertidas por un editor que sostenía que «Los premios literarios son una forma de corrupción» y que muchos están amañados, Anna respondió que «ante un ataque como ese, la mejor defensa era invitar, a la gente que opine como él, a leer su libro». 
Obviamente, yo no decidí leer este libro por ese motivo, pero ahora que he finalizado su lectura, os puedo garantizar que no solo el libro es merecedor del premio, sino que se va directo a mi lista de mis mejores lecturas de este año.

Memoria, pasado y errores, son tres palabras que tendrán mucho peso a lo largo de esta historia. 

Sarah Morgan regresa a Londres tras haber pasado los últimos cinco años de su vida en Brasilia. Ahora, tras el fallecimiento de su padre, ha decidido regresar a su país para asegurarse de que su abuela Sylvia, el único familiar que le queda con vida y que padece Alzheimer, reciba todos los cuidados que necesita. 

El recibimiento que le dan los compañeros de su padre en Oxford es frío y distante, en especial, el del profesor Liam Soto, al que Sarah conocía de antes de marcharse a vivir a Brasil. La única cosa por la que Sarah no coge un avión y regresa a su hogar en ese preciso instante, es el deseo de ayudar a su abuela a recordar. Sylvia tiene un cuaderno repleto de dibujos de flores: son las flores de Gideón

Por ello, a pesar de saber que no es bien recibida en ese lugar y sentir que su vida corre peligro, Sarah decide quedarse para continuar con la investigación de su padre, devolverle a su abuela el pasado que su enfermedad le está arrebatando y, por qué no, intentar poner un poco de orden en su vida.

Muchos son los interrogantes que parecen no tener explicación. ¿fue la investigación que llevaba a cabo su padre, la culpable de su muerte? ¿Qué significado tienen esas flores para Sylvia? ¿ Quién es Gideón? ¿Por qué el libro de Charlotte Brontë, Jane Eyre, parece guardar relación con todos esos secretos? 

Anna ha sabido crear la atmósfera perfecta para cada situación y ha mimado al detalle todos los aspectos de la novela, de forma que por ejemplo, si el corazón de Sarah está triste, el día amanece gris y lluvioso y si por el contrario nuestra protagonista recupera la ilusión o la esperanza, los rayos de sol parece que iluminan su camino. 

La novela consta de dos partes: en la primera, tenemos un narrador en primera persona y en la segunda, un narrador en tercera y aunque no os desvelaré el motivo, esto tiene un porqué. A su vez, nos encontraremos dos historias de amor, las de dos mujeres que pertenecen a una misma familia: Sylvia y la de su nieta Sarah. Ambas son preciosas y tienen muchos puntos en común pero sin duda, la primera, que transcurre en los años 40, me ha robado el corazón por su ternura y romanticismo.

Con Herbarium. La flores de Gideón, no existe solo un solo motivo para leerlo, sino todos. Una prosa elegante y cuidada, una trama perfectamente elaborada, personajes bien definidos, el respeto con el que trata una enfermedad tan cruel como el Alzheimer, su ritmo, su desenlace...la autora no deja nada al azar y el resultado final ha sido una obra sólida, conmovedora, con grandes dosis de intriga y muy romántica.



Mi puntuación:  

sábado, 27 de febrero de 2016

Gente que viene y bah, Laura Norton

Narrativa contemporánea
456 páginas
Editorial Espasa Libros, 2015
Comprar el libro en Amazon pinchando aquí

Sinopsis:

¿Cuántas probabilidades hay de que te toque el gordo de la lotería? ¿O de que el chico con el que estás a punto de casarte se líe con la presentadora más guapa de la tele la misma semana en la que además pierdes el trabajo? A Bea le acaba de pasar (excepto lo de la lotería); así que decide huir y refugiarse en la casa de su excéntrica familia buscando un poco de paz, aunque acabará trayendo el caos a la vida de todos. Bea es así. 
En esta novela vas a encontrar un mercedes rosa, una casa en los árboles, un pelirrojo de caerse de espaldas (literalmente), muchas risas y unas cuantas lágrimas de esas que se lloran a gusto, que te liberan y te reconcilian con la vida. Una historia con la que descubrirás que siempre hay algo bueno esperándote a la vuelta de la esquina. Si sabes verlo. Y si no la cagas.

Mi opinión personal:

Bea tiene un trabajo que le gusta y está a punto de casarse con el chico de sus sueños, hasta que un día todo se pone en su contra y comienza a irle de mal en peor. Huyendo de su presente, decide refugiarse durante un tiempo en Santander, en casa de sus padres, pero la mala fortuna parece que ha viajado en el mismo tren que ella y ahora toda su familia parece que se ha contagiado del caos que rodea la vida de Bea...¿o es ella la que provoca esa situación?

Sorprendente. Esa es la palabra que define esta lectura. Por su sinopsis, esperaba encontrarme la típica historia chick-lit sencilla y divertida de una treintañera que está pasando una mala racha y para mi sorpresa,  me he topado con una comedia de enredos familiares con situaciones disparatadas que me ha arrancado más de una sonrisa y que a pesar de estar narrada en clave de humor, también tiene un alto contenido dramático y hace reflexionar al espectador sobre muchas cuestiones morales.  

La historia de amor de Bea es atípica, se basa en una relación amor-odio nada edulcorada que he disfrutado mucho, y aunque queda relevada a un segundo plano por el peso que tiene en esta novela la peculiar y extravagante familia de la protagonista, creo que encaja muy bien dentro de su conjunto.

Resulta inevitable hablar de todos los personajes secundarios: los padres de Bea, sus hermanos y respectivas parejas, la fría y calculadora jefa de Bea y una indefensa abuelita en silla de ruedas, muy particular... cada uno de ellos juega un papel muy importante dentro de la historia y resulta imposible no encariñarse de ellos.
Bueno, de algunos no, pero tendréis que leer la historia para saber a quién me refiero.

Aunque suene a tópico, Gente que viene y bah ha sido adictiva y cada capítulo lo cogía con muchísimas ganas para ver qué nueva locura le ocurría a Bea o a su familia. El desenlace es muy emotivo y contiene un sabio consejo para el lector, un mensaje que te hace recapacitar sobre la relativa importancia que tienen algunos problemas cuando nos enfrentamos a otros muchos peores.


Mi puntuación:

sábado, 20 de febrero de 2016

Crónica del VI encuentro RA en Madrid

El pasado fin de semana, coincidiendo con una fecha tan señalada como es la de San Valentín,  tuvo lugar en el Auditorio Marcelino Camacho de Madrid la Sexta edición del RA, el encuentro de literatura romántica más concurrido de todos los que se celebran en España y donde más de 600 asistentes entre escritores, editoriales, blogueros y lectores, nos reunimos para asistir a las presentaciones de libros y mesas de debate que habían organizado para la ocasión todo el equipo de Yo leo RA, liderado por Merche Diolch

El evento fue también una oportunidad única para intercambiar impresiones y perseguir (rozando el acoso) a los escritores con el fin de hacerse una foto con ellos y/o llevarse una dedicatoria de sus libros, y por supuesto y no menos importante, poder abrazar por fin a esos grandes amigos que muchos hemos hecho a través de las redes sociales.

El evento tenía este año carácter benéfico ya que cada asistente tenía que colaborar aportando un kilo de alimentos o productos de higiene, y se llevó a cabo en dos jornadas.

Merche Diolch, Nuria Llop, Liah S. Queipo y Amber Lake
El pistoletazo de salida tuvo lugar el viernes por la tarde, con la presentación de seis libros a cargo de sus respectivas autoras:

-Nuria Llop, presentaba Una farsa imprudente (Editorial Libros de Seda).
-Liah S. Queipo, presentaba Jugando con sombras (Editorial Vanir).
-Amber Lake, presentaba Suplantación (Ediciones Kiwi).


Quizás sea por la admiración que siento por la obra de Nuria Llop, pero creo que su intervención brilló especialmente y nos aportó datos muy interesantes sobre la novela romántica, en especial, la histórica y logró contagiarnos de su pasión por el Siglo de Oro, época en la que suele ambientar sus historias.


Merche Diolch, Ditar de Luna, Regina Román y Jane Kelder
-Ditar de Luna, presentaba La maldición de los Luján (Editorial Titania).
-Regina Román, presentaba Cuernos de Vikinga (Ediciones Versátil).
-Jane Kelder, presentaba La casa de las flores muertas (Romantic Ediciones).




Me sorprendió también la mención que se hizo, en reiteradas ocasiones, a un autor que estaba presente en la sala en calidad de asistente y que estuvo en boca de muchas autoras para agradecerle personalmente su contribución al género y por los grandes consejos que les había dado en algún momento de sus vidas: José de la Rosa.


El sábado, el día fuerte del evento, se inauguró con la mesa de debate Contemporánea versus histórica, moderada por una gran Patricia Lauder que plantó cuestiones muy interesantes.

Elena Garquin, Loles López, Ana Iturgaiz, Ruth M. Lerga, Felicidad Ramos y Menchu Garcerán

A la pregunta de ¿dónde se marca el "corte" que delimita si un libro es contemporánea o histórica?, se comentó  que ese punto se podría producir tras la II Guerra Mundial o durante la Guerra del Vietnam (momento en que empiezan a aparecer los primeros archivos audiovisuales). Alguna autora sostuvo que simplemente, ese límite se produce cuando el papel de la mujer en la sociedad cambia, cuando hay que tirar de archivo para documentarse, o según el criterio propio de cada lector.

Se debatió también sobre la importancia de la ambientación en las obras y lo conveniente de hacer pequeñas pinceladas sutiles para que el lector absorba la información sin apenas darse cuenta. Menchu Garcerán comentó que hay que cuidar mucho el lenguaje para hacerlo asequible al lector, adaptándolo de forma que respete las formas y sea a la vez, fiel a la época en que transcurre.

A la pregunta de cuánto se tarda en escribir un libro, Ruth M. Lerga nos explicó que no es cuestión de tiempo, que ella ha aprendido con la práctica que lo importante no es solo escribir la obra sino madurarla, dejarla reposar y volver a trabajar frases, situaciones y personajes.


La segunda mesa de debates, Premios Literarios, estuvo moderada con mucha maestría, por Laura Nuño. Le preguntó a las invitadas si ganar un certamen había cambiado sus vidas y sobre la polémica suscitada por un artículo periodístico que sostiene que muchos premios están bajo sospecha de amaño.

Mª José Tirado, Isabel Keats, Mara Soret, Mayte Esteban, Mercedes Perles y Anna Casanovas

Anna Casanovas, ganadora del último premio Titania con su libro: «Herbarium. Las flores de Gideón», nos comentó que esta era la primera vez que se presentaba a un concurso y que había tardado tres años en escribirla. Era un proyecto personal, algo «que necesitaba escribir» y que se presentó bajo pseudónimo porque quería someterse a una valoración totalmente imparcial. Se siente muy orgullosa porque como nos comentó, «El premio lo ha ganado la novela, no yo». 


Tras un descanso para comer, llegó el turno de la mesa La Romántica fuera de nuestras fronteras, que contó con la presencia de la escritora inglesa Christina Courtenay, autora de libros como "El suave susurro de los sueños" (Libros de Seda), "El kimono escarlata" y "Vientos alisios", entre otros. 


Nos sorprendió su  gran fluidez con el español, idioma que había aprendido porque sus padres veraneaban en la Manga Menor. Nos confesó que las editoriales la tienen en cuenta para editar sus portadas y que en Inglaterra han intentado hacer algún evento parecido al RA pero que no han tenido el éxito de participación esperado. 

Entre sus escritoras favoritas se halla Diana Gabaldón (autora de la saga Forastera) y ha asistido dos años al Sant Jordi, y bromeó con organizar alguno en Inglaterra.


La siguiente mesa me sorprendió mucho. La protagonista fue la periodista y escritora Pilar Eyre, autora de "Mi color favorito es verte" y "Nomeolvides", entre otros libros. Debo confesar que nos dejó a todos los asistentes embobados mientras nos explicaba su historia de amor con Sebastien. Nos contó que «Mi color favorito es verte» es una obra autobiográfica en la que cuenta ese romance y que ha levantado mucha controversia en los medios, ya que muchos la tachan de habérselo inventado todo. 

Merche Diolch y Pilar Eyre


La siguiente mesa, moderada por María Cabal, estaba dedicada a las Nuevas Apuestas, autoras que se están haciendo poco a poco un hueco en el panorama literario y que en general, se sientes respaldadas por el apoyo que reciben de las Editoriales para las que trabajan. 

Patricia A. Miller, Elena Montagud, Susana Bielsa, Moruena Estríngana, Lorena López y Kayla Leiz

Se plantearon preguntas sobre dónde ubican geográficamente sus historias y cómo les afectan las críticas negativas de sus obras.


La última mesa de debate, La voz de la experiencia, contó con la colaboración de autoras muy conocidas y estuvo moderada por otra de ellas, Mar Vaquerizo.

Megan Maxwell, Olivia Ardey, Kate Danon, Patricia Sutherland, Noelia Casado y Claudia Velasco

Patricia Sutherland nos recordó unas palabras de su colega de profesión, José de la Rosa, durante un taller de escritura, sobre la importancia de crear algo propio y que haga diferente al escritor del resto.

En lineas generales, ven bien el panorama editorial romántico y confiesan que a pesar de los años y la experiencia no han cambiado sus hábitos de escritura, a excepción de Patricia, la rebelde del grupo, que nos explicó que ella es muy planificadora y sí necesita cambiar cosas a la hora de escribir.

Todas las autoras dieron grandes consejos a los escritores que están empezando: que tengan mucha paciencia y que luchen por su sueño, que no pierdan la ilusión y que no dejen de aprender, que pisen con los pies en la tierra y sobretodo,  que disfruten mucho mientras escriben

El evento se cerró con un macro sorteo y con la entrega de los Premios Aura a las personas que más han hecho por el género romántico. Resultaron finalistas Merche Diolch y José de la Rosa, mientras que la ganadora fue Elisabet Benavent, autora de la saga Valeria, el Universo Silvia y el Horizonte Martina, entre otras. 


miércoles, 10 de febrero de 2016

Un marqués de fábula, Nuria Llop

Romántico Histórico, Relato breve
61 páginas
Autopublicado, 2015
Comprar el libro en Amazon aquí

Sinopsis:

Felipe Aldana, el marqués de Monteseco, necesita una esposa que pueda ser la madre ideal para su hija de catorce meses de edad. Cada noche, antes de acostarla, le narra, como si de un cuento se tratara, su infructuosa búsqueda mientras la niñera de la pequeña escucha a escondidas. 
El marqués de Monteseco es un personaje secundario de "La diosa de mi tormento" que, en este relato, tendrá la oportunidad de encontrar el amor de su vida.


Mi opinión personal:

"Había una vez un marqués algo engreído, que tras haber enviudado, deseaba encontrar una nueva madre para su hija de un año, por lo que decidió organizar una fiesta para conocer a las posibles candidatas..."

Así, pero narrado con mucha más gracia y talento, es como comienza la historia de Felipe, el marqués de Monteseco, personaje que ya conocimos en La diosa de mi tormento y que con sus actos, no se ganó el cariño del lector, precisamente.

Nuria ha sabido crear un bonito, aunque muy breve relato, para explicarnos qué pasó con Felipe tras fracasar en su intento de contraer matrimonio con Catalina de Velasco y regresar a su hogar, junto a su pequeña hija que durante su ausencia, se ha quedado al cargo de Ángela, su niñera. 

El punto fuerte de esta lectura reside en su estructura, ya que la historia de Felipe y su carácter picarón se van desgranando a medida que el marqués le va explicando cada noche un cuento a su querida hija, antes de ir a dormir ... una fábula que, por cierto, tiene más de autobiográfico que de inventado.

Es una lectura que se lee en apenas una hora escasa, aunque yo he tardado algo más porque me gusta disfrutar de la elegante prosa de su autora que, como en obras anteriores, nos regala frases inolvidables.


Mi puntuación: 


Libros que componen esta serie (todos se pueden leer de forma independiente):
  1. La joya de mi deseo
  2. La diosa de mi tormento
  3. Una farsa imprudente
  4. Un marqués de fábula (Relato corto)

viernes, 5 de febrero de 2016

La perfecta fugitiva, Rowyn Oliver

Romántica histórica, highlanders
218 páginas
Romántic Ediciones, 2015
Comprar el libro en Amazon pinchando aquí

Sinopsis:

Roslyn ha hecho lo imposible por huir del infierno en que se ha convertido su país a causa de la persecución de los cátaros. 
Huyendo de su pasado, emprenderá un largo viaje hacia las tierras donde cree poder encontrar la paz que tanto necesita. Pero sus enemigos están demasiado cerca y no cesaran en su empeño de hacerla regresar. 
Cuando Alec Kincaid, uno de los lairds más temidos de Escocia recibe la noticia que hay extranjeros en sus tierras no puede más que sorprenderse porque hayan osado llegar tan lejos, pero al ir en su busca se encontrará con una mujer envuelta en misterio que ha cruzado el mar en busca de ayuda. Una ayuda que él estará dispuesto a brindarle.

Mi opinión personal:

La perfecta fugitiva bien podría ser el inicio de una nueva serie de highlanders muy prometedora, ya que algunos de los protagonistas secundarios que acompañan a Alec McAlister y Roslyn en su aventura particular me han resultado muy interesantes, ello a pesar de algunas cosas que expongo al final de esta entrada y que le han restado algo de encanto a su lectura. 

Roslyn (no recuerdo que en la novela se nombre en ningún momento su apellido) es una misteriosa joven que aparece inconsciente, en tierras del clan McAlister. Alec la rescata y le da cobijo en su castillo, donde poco a poco se va recuperando de sus graves heridas. Cuando la muchacha le cuenta el terrible pasado que ha vivido, el joven jefe del clan se ofrecerse a ayudarla,  a pesar de ser consciente de que su oferta puede poner en peligro la paz con otros clanes

A partir de ahí se desarrolla una bonita historia de amor que va creciendo poco a poco y en la que los dos implicados tendrán que aprender a confiar el uno en el otro. Tanto Alec como Roslyn han sufrido mucho por culpa de terceras personas y ambos tienen miedo, cada uno a su manera, de enamorarse. La rivalidades entre clanes, la aparición en escena de una persona que tiene mucho que ver con el pasado de Roslyn y unos personajes secundarios muy interesantes, entre los que destaco a Yuri, la abuela de Alec y al enigmático Iain, su brazo derecho, complementan esta novela de highlanders que aunque resulta bastante previsible, no por ello deja de ser encantadora.

A pesar de que la autora nos describe a Roslyn como una joven fuerte y luchadora, lo cierto es que yo la he visto como una mujer valiente, sí, pero bastante ingenua y que actúa de forma muy precipitada, sin pensar en las consecuencias. En cambio, Alec es todo lo contrario: a pesar de su juventud ha sabido ponerse al frente de un clan, ganarse el respeto y la admiración de todos y su actitud ante Roslyn, a pesar de ser autoritaria, destaca por su paciencia y el cariño con el que la trata en todo momento.

Lo que menos me ha convencido ha sido la precipitación con la que se han resuelto algunos pasajes de la novela y la reacción tan exagerada que tienen algunos de los personajes al enfrentarse a determinadas situaciones, aunque quizás han sido necesarios para el desarrollo de la trama. 

Por ultimo, quiero dar un toque de atención a la Editorial, ya que la bonita portada e historia han quedado empañados por las faltas de ortografía y errores varios que me he ido topando durante su lectura y que con una simple corrección,  se podrían eliminar por completo. Para muestra, un botón: el protagonista se llama Alec McAlister, pero si leéis la sinopsis que os he puesto más arriba (que he copiado de Amazon o que podéis encontrar en la web de Romantic Ediciones), podéis observar que lo nombran Alec Kincaid, que es el apellido de otro de los personajes secundarios de esta novela.


Mi puntuación: