jueves, 22 de febrero de 2018

Mujeres que compran flores, Vanessa Montfort

Narrativa contemporánea
448 páginas
Plaza & Janés, 2016
Comprar el libro en Amazon aquí

Sinopis:

En un pequeño y céntrico barrio de la ciudad hay cinco mujeres que compran flores. Al principio ninguna lo hace para sí misma: una las compra para su amor secreto, otra para su despacho, la tercera para pintarlas, otra para sus clientas, la última... para un muerto. La última soy yo y ésta es mi historia.

Después de la pérdida de su pareja, Marina se da cuenta de que está totalmente perdida: había ocupado el asiento del copiloto durante demasiado tiempo. Buscando empezar de cero acepta un trabajo provisional en una curiosa floristería llamada El Jardín del Ángel. Allí conocerá a otras mujeres muy diferentes entre sí, pero que, como ella, se encuentran en una encrucijada vital con respecto a su trabajo, sus amantes, sus deseos o su familia. De la relación entre ellas y Olivia, la excéntrica y sabia dueña del local, surgirá una estrecha amistad de la que dependerá el nuevo rumbo que tomarán sus vidas.

Las mujeres que compran flores son:

Marina
Sufre el síndrome del copiloto: siempre ha dependido de que su pareja le marque el rumbo de su vida. Su flor es la violeta , que simboliza la humildad y la timidez, pero también la confianza en sí misma que debe ganarse.
Casandra
Padece el síndrome de la superwoman: antes que depender de nadie se aplicaría la eutanasia activa. Prioriza su éxito profesional sobre su vida personal, en el caso de tenerla. Su flor es la orquídea azul, símbolo del relax que le falta.
Gala
Representa el síndrome de Galatea: cree firmemente que la mujer tiene hoy todos los derechos. Todos salvo el de envejecer. Su flor es el lirio blanco, símbolo de una coquetería que no se marchita hasta morir.
Aurora
Encarna el síndrome de la bella sufriente: confunde el amor con la obsesión. Es decir, cuanto más dolor más enamorada se siente. Su flor es la caléndula, la flor de la pena. Pero también es símbolo de la crueldad que no se atreve a devolver, ni siquiera en pequeñas dosis, para defenderse.
Victoria
Una de esas mujeres que han decidido poder con todo -la mejor madre, la mejor trabajadora, la mejor hija-, o dicho de otro modo, las que tienen el síndrome de la omnipotente. Su flor es la del membrillo, la flor de la tentación. La tentación de romper con todo y liberarse.


Opinión personal: 

Hay dos tipos de mujeres: las que compran flores y las que no. Las que dirigen el rumbo de su vida... y las que son copilotos de ella. 

Esta historia gira alrededor de una pintoresca floristería ubicada en el centro de Madrid, un lugar que sirve de punto de encuentro de seis mujeres que tienen un denominador en común: todas conocen el lenguaje de las flores y lo utilizan como una forma de comunicarse con los hombres. 

Olivia, la dueña de una floristería, es la más reservada de todas. Es una mujer muy reflexiva, directa y puede parecer incluso borde, pero no duda en aconsejar a sus amigas y darles ese último empujón que necesitan para que tomen el control de su vida. Gala es la más alegre de todas y la más desinhibida; usa a los hombres a su antojo y lleva muy mal el paso de los años. Casandra no necesita en su vida ningún hombre, pero eso, ella no lo descubrirá hasta el final de la historia. Victoria es una súper mami. Trabaja como informática, se encarga de sus hijos, de las labores de su casa y encima, le sobra tiempo para ir siempre perfecta. Pero no es feliz, y pronto descubrirá que necesita cambiar el rumbo de su vida. Aurora es la artista del grupo, tiene un corazón de oro y no logra encontrar su estabilidad emocional por culpa de la educación que le inculcaron sus padres durante su infancia.

Marina, nuestra protagonista principalllora la pérdida de su marido y como siempre ha estado a su sombra, ahora no sabe qué hacer con su vida. Pero su suerte cambiará el día en que conoce a Olivia y esta le ofrece un trabajo en su floristería. 

Aunque la historia se centra en Marina, todas son coprotagonistas de esta novela y lo bueno de tener unos personajes tan variopintos es que inevitablemente, te obliga a meterte en la piel de cada una de las protagonistas y recapacitar si actuarías igual que ellas de encontrarte en su misma situación. Cabe decir que, a excepción de Marina, que por su carácter es con la que más me he sentido identificada, con el resto no he congeniado apenas ya que son todas bastante radicales en su visión de la vida y tampoco me ha parecido bien muchas de las decisiones que acaban tomando. 

Sin duda esta es una novela enfocada hacia un público femenino ya que a excepción de Francisco, un historiador amigo de Olivia, el resto de hombres prácticamente no aparecen en escena y tiene un papel pasivo en la historia: se habla de ellos, pero no tienen voz en la misma.

Una de las cosas que más me ha gustado es que con esta historia no solo aprenderemos el significado de las flores, sino que a través de las vivencias de Olivia, Gala, Casandra, Victoria, Aurora y Marina recibiremos lecciones de vida muy valiosas, de la que destaco la que nos da una de ellas al final: a no tener miedo  de nada y vivir la vida como nosotros queramos en todo momento.


Mi puntuación: 


7 comentarios:

  1. Pues aunque la portada me atrae mucho y la sinopsis también me gusta, algo me dice que no lea esta novela porque me va a defraudar. Así que, por el momento, y a pesar de tu bonita reseña, voy a pasar de largo. Quien sabe, igual más adelante cambio de opinión y me lanzo a leerla. Saludos desde locura de lectura

    ResponderEliminar
  2. ¡Sabía que me equivoqué cuando no lo compre en cueanto lo ví! Me encantan este tipo de historias que ves el crecimiento, donde si existe el amor pero es hacia uno mismo, el crecimiento y enriquecimiento de personajes.... ayssssss que tonta que tonta.
    Me lo llevo apuntado
    un bes🖤

    ResponderEliminar
  3. Hola!!
    Sabes que no es de mi estilo. Aunque sí que me parece muy interesante el tema del lenguaje de las flores. De joven me gustaba mucho el tema y creo que por algún sitio tengo que tener un libro sobre ese tema que me comp´re de segunda mano, ese y otro del lenguaje del abanico. Vete tú a saber en qué caja andarán.
    Pero lo demás no terminas de animarme
    Un besote

    ResponderEliminar
  4. Me gustan estas historias de superación, gracias por la reseña

    ResponderEliminar
  5. Este tipo de historias siempre me dejan con una buena sensación al acabarlas, no la conocía pero gracias por el descubrimiento.

    bEsos =)

    ResponderEliminar
  6. Hola!
    Un libro que no conocía, desde que leí el de Anna Casanovas,El de Herbarium, me fascinó el lenguaje de las flores, este que nos traes no es mi estilo,(y ahora con el bloqueo lector que tengo ni te cuento)pero me gustó lo que contaste de él, de lo distintas que son sus protagonistas unas de otras.
    Pero lo que más me gustó, el primer fragmento con el que empezaste tu reseña

    Besitoss grandesssss
    Otro Romance Más

    ResponderEliminar
  7. Hola, no conocía la novela pero tiene algo que me llama la atención, quizás que esté compuesta por las historias de varios personajes y cada uno de ellos te vaya descubriendo todos sus sentimientos y emociones, o porque nos habla de las flores y que es lo que significa cada una, un mundo que me entusiasma, así que la tendré en cuenta como posible lectura.
    Besos desde Promesas de Amor, nos leemos.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar esta entrada!