lunes, 8 de octubre de 2018

Domar a un highlander, Kimberly Killion

Relato corto erótico, Highlanders
73 páginas
Ed. The Killion Group, 2015
Comprar el libro en Amazon aquí

Sinopsis: 

A laird Magnus Sutherland le encantan las mujeres. Por sus habilidades en la cama, lo apodan el Diablo de Dunrobin, pero ninguna mujer le ha tocado nunca el corazón. Magnus necesita un heredero para su clan, y ese es el único motivo por el cual accede a casarse con la hermana del jefe del clan vecino. Cuando su prometida llega, descubre que el jefe tiene dos hermanas. Si Magnus se debe atar a una mujer, pretende descubrir cuál de las dos será mejor esposa para él, ya que quiere más que un cuerpo en el que sembrar su semilla. Quiere una compañera de vida.
UN DESAFÍO... 
Hay tres motivos por los que lady Effie Reay se niega a disputarse el cariño de laird Sutherland...
En primer lugar, tiene treinta y dos años y seguramente perdería una competencia contra su hermosa hermana menor. En segundo lugar, laird Sutherland tiene la reputación de un vividor, y ella no desea casarse con otro hombre infiel. Y, por último, el sólo verlo la hace estremecerse, temblar y doler.
¿Logrará Effie frustrar los avances de Magnus o su cuerpo sucumbirá a una tentación que sólo la dejará con el corazón roto?

Opinión personal:

Estamos ante un relato corto que, lejos de dejarme un buen sabor de boca, me ha producido una sensación totalmente contraria, además de quitarme por un tiempo las ganas de leer una historia de highlanders.

No voy a desvelar nada de la trama ya que la sinopsis casi es más larga que toda la novela. Solo destacaré que ya en la primera escena, aparece el protagonista masculino -aunque yo guardaba la esperanza de que no lo fuera- en una cama y con dos mujeres. Mal...

Segundo: la traducción. Me he quedada ojiplática cuando en las primeras frases, he leído expresiones que me chirriaban, como "No teman, mis bonitas malvadas" o "Ahora, háganme acabar".  Será cuestión de gustos personales, pero poner en boca de un highlander de pura cepa expresiones en español latino, con todos mis respectos, me ha sacado por completo fuera de la historia. 

Tercero: la trama. Precipitada y absurda hasta la saciedad, no sirve ni como excusa barata para justificar todas las escenas de sexo que se narran, una tras otra. Como digo yo en estos casos, no lo llames amor, llámalo sexo. Pero que te vendan este relato como novela romántica, va a ser que no.

Cuarto: el desenlace. Y cuandeo todo hacía prever que estaba ante una de mis peores lecturas de este año, viene ese final que además de confirmármelo, me deja horrorizada por su mal gusto. La autora lo intenta suavizar con detalles que justifiquen parcialmente lo que ha ocurrido, pero a mi, a estas alturas,  lo único que me importaba ya era acabar con la lectura y borrarla de mi memoria. 

Si habéis leído este relato, me encantará saber vuestra opinión. Supongo que pensar que estaba ante una novela romántica y no ante un relato erótico ha condicionado mucho mi opinión, pero independientemente de eso, creo que el buen gusto no está reñido con el erotismo y en esta ocasión la ausencia de ambas cosas ha sido mi mayor problema.

Mi puntuación: 

9 comentarios:

  1. Pues la verdad es que no se me antoja nada, este mejor corro un tupido velo.
    Un bes❤️ y gracias por el aviso, que yo odio que a mis highlandars me los desvirtúen leches jajajaja

    ResponderEliminar
  2. Me has dejado boquiabierta, al verlo me ha llamado mucho la atención pero tras leerte me temo que mejor sigo mi plan de lectura que ahora estoy empezando con la serie de Las Florero.

    Besos =)

    ResponderEliminar
  3. Hola!!!!
    Siempre he dicho que me encanta la erótica, pero busco más en ella que solo escenas y escenas de siempre lo mismo, tiene que tener una trama que la sustente…y veo que esta adolece por todos los puntos ….por el tema de los highlanders sería un punto a favor, por la primera escena….pues también jajajajajajajajajajaj….pero los demás puntos que cuentas me dicen: Mari, no lo leas!
    Un besito mi Maribel!
    Otro Romance Más

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy admito que soy muy bicho raro para la erótica y no soy un buen ejemplo de lectora, jaja, pero es que en mi opinión no respeta los mínimos, con eso quiero decir, el respeto que un protagonista le debe a otro. En fin, si te aninmas, ya me contarás!
      Besitos!

      Eliminar
  4. No he leido el relato pero tampoco me dan ganas, lo dejo pasar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Hola!!
    Me has dejado pasmada. ¿no será que han cogido una traducción no oficial y la han publicado? y se han quedado tan panchos... no sería la primera vez que me comenta alguien algo así
    NI me acerco, no lo conocía pero por lo que cuentas.... uffff
    Los relatos cortos son muy complejos.... porque normalmente no hay "espacio" para nada y ahí está la maestría de la autora para "contar" algo con coherencia y que interese
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también pensé eso que comentas, Pepa, pero creo que no. Supongo que hicieron la traducción a español latinoamericano y bueno, no me extrañaría que el libroo no tuviera mucha salida y no se hayan molestado en adaptarlo al español de aqui. Pero vamos, te aseguro que ni por esas, la lectura hubiese resultado satisfactoria. No era para mi.
      Besos!

      Eliminar
  6. Hola, una pena que no te haya gustado nada, decepciona mucho que las lecturas que escogemos terminen siendo un desastre.
    Besos desde Promesas de Amor, nos leemos.

    ResponderEliminar
  7. Pues no, no lo he leído. Y con tu entrada, la verdad es que resulta evidente que hay que pasar de estas cosas. En cuanto a la traducción, a mí no me importa que esté en español «latino» siempre que sepa conservar la fuerza del original, aunque reconozco que en este lado del charco nos cueste más. Creo que es simplemente una mala traducción. Lo de «mis bonitas malvadas» o «háganme acabar» suena, sencillamente, ridículo.

    ResponderEliminar