domingo, 25 de noviembre de 2018

Un océano entre los dos, Mariah Evans

Romántica, Viajes en el tiempo
415 páginas
Ed. Kiwi, 2017
Comprar el libro en Amazon aquí

Sinopsis:

Beatriz Ibáñez cursa el Doctorado en Historia de España del siglo XVIII en Las Bahamas. En una de sus travesías con su tutor se ven sorprendidos por una extraña tormenta. Beatriz logra sobrevivir y llega a una isla. Allí, encuentra a un grupo de hombres dirigido por Duncan, a los que pide ayuda. Tras pensar que son traficantes intenta huir siendo finalmente apresada. Su sorpresa es mayúscula al ser consciente de que ha viajado al pasado y de que es prisionera de los piratas ingleses, enemigos del Imperio español. Tras ser rescatada por los franceses, aliados del Imperio, Bastian la acoge en su barco, el cual no solo transporta telas y manufacturas, sino también esclavos. Mientras Beatriz los ayuda e intenta buscar una tormenta para regresar a su época, Bastian se enamora de ella. Esta plácida calma se ve turbada cuando los piratas ingleses, los mismos que la apresaron en la isla, la hacen de nuevo su cautiva. 
Vive una romántica historia y descubre un secreto que te transportará hasta el siglo XVIII, donde la lucha por la conquista de Las Bahamas será el detonante de un amor que perdurará más allá de los tiempos.

Opinión personal:

Mariah Evans es una autora creativa, que sabe jugar con los recursos de los que dispone para ofrecer al lector una historia diferente y más aun si hablamos de novelas con viajes en el tiempo. Si con "El Conjuro" me sorprendió haciendo que fuera él (y no "ella") el personaje que se desplaza en el espacio temporal hacia el presente (y no al pasado), en esta historia nos presenta una protagonista que no viaja a las Highlands (el destino por excelencia en las Time Travel) sino al Caribe, para sumergernos en una trepidante historia de piratas

Año 2.000. Beatriz Ibánez se ha instalado en las Bahamas para finalizar su doctorado en la Universidad de Nassau. Tras una gran tormenta, la lancha en la que se desplazan Beatriz y el decano de su universidad acaba siendo engullida por una gran ola. Beatriz logra salir a la superficie y nadar hasta la orilla, pero cuando pide auxilio, se da cuenta de que algo no cuadra: los ingleses con los que se cruza en la isla van disfrazados con ropas antiguas y hablan y actúan de una forma muy extraña, como si fueran... piratas

Beatriz descubre que se halla en el año 1.713, en un momento en que la relación entre franceses e ingleses es muy tensa y puesto que ella es española, es consciente de que se halla en peligro. En cuanto le surge la primera oportunidad, escapa de los ingleses y busca protección en un barco francés, pero el problema es que tanto Duncan, capitán del navío inglés, como Bastian, el general francés, se sienten atraídos por la enigmática joven y su rivalidad pasará a otro nivel: a una encarnizada lucha por el control de su corazón

No desvelaré cuál de los dos resulta ganador de esa contienda, pero sí que, de los tres personajes principales, el que menos me ha gustado es el femenino. Beatriz tiene un carácter muy volátil: tan pronto se encara con sus captores como se pone a llorar por cualquier cosa. Sabe que se encuentra en una situación complicada, en un escenario peligroso y rodeada de piratas y sin embargo, cuando se enfada, sufre de tal incontinencia verbal que suelta por su boquita todo lo que piensa, sin tapujos y sin tener en cuenta la época en la que se encuentra ni la reacción que sus palabras pueden provocar. 

Esta historia me ha entretenido mucho y me ha tenido enganchada a sus páginas hasta el final, pero tiene un punto débil: su pésima corrección. Existen errores ortográficos de todo tipo: ausencia de acentos, palabras intercambiadas (espalda por espada) repetición del mismo vocablo en un mismo párrafo y un uso desmedido de los pronombres relativos el cual/la cual, que se podrían haber sustituído por un simple "que". Para rematar la jugada, hay varias expresiones que se van repitiendo de forma constante: mirar u observar de reojo, ladear el rostro y enarcar la ceja... he acabado de ellas hasta la mismísima botavara y el lenguaje empleado por los personajes que viven en el siglo XVIII ha sido en muchas ocasiones demasiado coloquial y más propio del siglo XX.

Para colmo, he detectado una incongruencia con la edad de la protagonista. Al comienzo de la historia,  en el año 2000, Beatriz tiene 26 años, por lo que más adelante no puede decirse que nació en 1985, porque en ese caso solo tendría 15 años en el momento de su desaparición. Me han dado mucha rabia encontrar todos esos fallos, porque considero que es una gran novela en la que una mala revisión ha perjudicado en buena parte su lectura.

No obstante, la autora ha hecho un gran trabajo de documentación para ponerse en la piel de una historiadora y ha sabido crear una bonita historia de amor y aventuras, con muchas escenas de acción, abordajes, encarnizadas luchas entre piratas y eso sí, algún intento chapucero de huída por parte de la protagonista.  


Mi puntuación: 

6 comentarios:

  1. No he leído nunca a Mariah Evans y eso que tengo este libro desde hace bastante tiempo. Me llama la atención pero si te digo la verdad, ya me habían comentado lo de la corrección y bueno... cuando es tan llamativo suele sacarme de la historia y no las disfruto como debiera.
    Por ahora, como tengo tantas en el tintero, esta la dejo seguir reposando.
    Besotes reina.

    ResponderEliminar
  2. Hola, preciosa:
    Que me he venido emocionada desde Facebook, pero veo que no.
    Ya solo con leerte lo del fallo de los años me ha echado para atrás.
    Y, no, eso no es ser tiquismiquis.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Maribel!!
    Ya sabes que no me gustan las novelas de viajes en el tiempo, pero al ver que podría ser una de piratas, casi que me he puesto contenta.
    Pero ese tópico de que estoy en peligro pero como que me da igual y me planto con fuerza, como que me lo tengo muy leído y no me gusta nada. Eso, claro está, y todo lo que comentas. las faltas de ortografía me dan mucha rabia, jope... hay profesionales para esto y, sino, amigos que te pueden indicar de ellas. A mí, con todos mis respetos, me parece dejadez porque a muchos les da igual.
    Lo de la edad,,, mejor ni comentarlo.
    Casi que respiro aliviada por no anotarlo en pendientes
    Un besote de los grandes

    ResponderEliminar
  4. Uff Marible, mira que me gusta como escribe Marian, pero con este, debo admitir que no hubo por donde tenerlo. Fue nuestra lectura en una de las tertulias y se llevó una nota muy baja. Espero volver a leerla y recuperar su bella forma de escribir.
    un bes❤️

    ResponderEliminar
  5. Con lo de las faltas de ortografía que comentas se me quitan las ganas de leer esta novela. Ya me pasó con dos novelas de Anne Warren que también tiene unos pocos problemillas de este tipo pero que influyen en las lecturas.
    Por ahora paso de esta autora y esta novela.
    Gracias por tu reseña.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Es una pena que si te enganchaba la historia tenga esos fallos tan a la vista. A ver si en las siguientes novelas remedia estos problemas. Lo tengo en mi e-reader, pero de momento lo dejo pasar.

    ResponderEliminar