jueves, 17 de enero de 2019

La librería del señor Livingstone, Mónica Gutiérrez

Narrativa contemporánea
236 páginas
Autopublicado, 2017
Comprar el libro en Amazon pinchando aquí

Sinopsis:

Agnes Marti es una arqueóloga en paro que se ha mudado a Londres en busca de una oportunidad laboral. Una tarde, desanimada y triste por su poco éxito profesional, tropieza en el corazón del barrio del Temple con el pomo de una puerta en forma de pluma, el sonido de unas lúgubres campanillas y el hermoso rótulo azul de Moonlight Books. La librería, regentada con encantador ceño fruncido por Edward Livingstone, debe su nombre a un espectacular techo de cristal que permite contemplar la luna y las estrellas en las noches despejadas. Intrigada por la personalidad y el sentido del humor del señor Livingstone, Agnes decide aceptar la oferta de convertirse en ayudante del librero mientras continúa su búsqueda de trabajo. El té de la tarde en el rincón de los románticos, las visitas de Mr. Magoo, las conversaciones con la bella editora de Edward, las cenas junto a la chimenea del Darkness and Shadow y la buena lectura convencerán a Agnes de que la felicidad está en los pequeños detalles cotidianos. Pero aunque Moonlight Books podría parecer un oasis de paz en el acelerado Londres, las extrañas campanillas de su puerta daran paso a los sucesos más inesperados: una noche de tormenta, el inspector John Lockwood...

Opinión personal:

Agnes Martí, una joven española licenciada en Arqueología, ha decidido probar suerte y viajar hasta Londres para encontrar un trabajo que esté relacionado con sus estudios aunque, de forma provisional y para poder hacer frente a los gastos de su estancia, acepta ser la ayudante de Edward Livingstone en su peculiar librería.

El señor Livingstone es un apasionado de los clásicos y no duda en ofrecer asesoramiento a todos los clientes que solicitan su consejo. Agnes pronto entabla amistad con muchos de ellos, sin embargo, su alegría por haber encontrado un trabajo que le encanta se ve eclipsada cuando un día descubren que ha desaparecido de una de las vitrinas un libro de incalculable valor económico y sentimental para su jefe: el diario del famoso explorador David Livingstone. Para intentar aclarar el suceso, Siobane, la amiga de Edward, le pide ayuda a John Lockwood, un policía de Scotland Yard.

Esta novela ha sido catalogada dentro del movimiento feel-good, un nuevo apelativo para definir a las historias con final feliz y que provocan buen rollo a sus lectores. A mi personalmente tanta etiqueta me satura, pero reconozco que efectivamente, La librería del señor Livingstone es una lectura amena, divertida y que finalizas con una sonrisa en los labios.

La autora logra su objetivo en buena medida gracias a sus personajes, que ha sabido perfilar de forma extraordinaria, haciéndolos adorables e imperfectamente perfectos, lo que nos arrancará más de una carcajada con sus ocurrencias. Quiero destacar a un secundario que me han robado el corazón: el joven Oliver Twist, un amor de niño que compensa la carencia afectiva materna con sus largas visitas a la librería del señor Livingtone.

Por su parte, Siobane es otro personaje secundario que me ha fascinado. Es el prototipo de mujer que todas querríamos ser: valiente, emprendedora e independiente. Comparte con el librero confidencias, copas de Moet Chandon y su pasión por los clásicos, y además, posee un don especial para lidiar con el carácter un tanto hosco y malhumorado del señor Livingstone. 

Es obvio que toda la novela se centra en lo que sucede en la librería y es un claro homenaje a los clásicos de la literatura, ya que a pesar de que no estamos ante una lectura muy extensa, las menciones a otros libros son continuas. También encontramos en su interior una historia de amor, aunque tiene poco peso en la novela. La librería del señor Livingstone tiene todos los ingredientes que necesito para disfrutar de una lectura: una buena narración, un humor muy refinado y unos personajes carismáticos que se ganan el cariño del espectador en cuanto los conoces.


Mi puntuación: 

4 comentarios:

  1. Hola!!
    Esta novela la he visto en un montón de blogs, pero no terminó de convencerme, no sé, tampoco me lo pones en plan «déjalo todo y ves a comprarla»...
    últimamente te tira mucho la narrativa.
    A ver si dejo yo también monotema jajaja
    Un besote

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa!!
    He leído buenas opiniones sobre esta novela, pero me pasa como a Pepa, que aunque me llama la atención, no termina de convencerme para dejar otras lecturas pendientes que tengo para ponerme con ésta. Pero vaya... que tampoco la descarto, que conste jajaja
    Besotes!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! ^^
    Cada vez me gusta más el género "feelgood", porque aunque son historias sencillas en las que no pasa nada excepcional, este tipo de libros me transmiten felicidad y me hacen sentir bien. Supongo que por algo se llaman feelgood xD
    Son geniales, porque te ayudan a desconectar y te dejan con una sonrisa en la cara al terminar. Solo he leído dos libros de esta autora (incluido este), pero estoy deseando repetir.
    Besos!

    ResponderEliminar