martes, 22 de junio de 2021

Entrevista a Miranda Kellaway

En agosto hará ocho años de mi primera entrada en este blog. Durante todo este tiempo, he descubierto lecturas maravillosas, lectoras que se han convertido en grandes amigas… y autoras que no solo me han conquistado con sus historias, sino también con su simpatía y su amabilidad.

Miranda Kellaway es una de ellas y siete años después de su primera visita a mi blog, hoy debo darle las gracias de nuevo por acceder a concederme una nueva entrevista. 

 

En pocas palabras: ¿quién es Miranda Kellaway?

Hola Maribel, muchas gracias por invitarme nuevamente a tu espacio. Pues a Miranda Kellaway la describiría como una mente curiosa e inquieta que escribe desde que tiene edad para recordar. Me encanta viajar, leer, el Siglo XIX, la historia, y he visto absolutamente TODAS las películas de Alfred Hitchcock. Y soy muy, muy fan de las novelas de misterio.

Naciste en Brasil, te educaste en España y en la actualidad resides en Reino Unido, pero todos tus libros los has escrito y publicado en español. ¿Por qué en este idioma?

Supongo que todo comenzó cuando decidí abrir un blog en el que publicar mis historias en español. Después llegó la oportunidad de publicar con Penguin (entonces Ediciones B) en 2012, y continué trabajando con ellos. Me siento cómoda escribiendo en español, aunque no sea mi lengua materna.

Ahora me encuentro inmersa en la traducción al portugués y al inglés de mis obras, pero es un proceso que requiere tiempo y dedicación. Gran parte de mis amistades, de habla anglosajona, lleva tiempo persiguiéndome. Y no veas lo persuasivos que pueden llegar a ser. 

Este mes ha salido a la venta tu nuevo trabajo: “La Voz Dormida”. ¿Qué o quién te inspiró para escribirla?

La idea para crear La Voz Dormida vino de una lectora y amiga mexicana, Anabel Reyes. Sigue mis pasos literarios desde el principio, lo que es de agradecer, porque los lectores fieles son un tesoro. Ella publicó en su muro de Facebook la foto de una casa de muñecas victoriana, y bromeé con el tema de escribir una historia sobre ella. Y la broma al final se convirtió en un libro de más de 300 páginas (risas). La escribí en tiempo récord para mí, y aún trato de entender cómo sucedió.

Es una historia de suspense, pero que también invita a la reflexión. ¿Qué es lo que más has disfrutado de su creación?

La documentación. Tanto la histórica como del lugar en el que ambiento la trama. El tema que se trata en el libro siempre me ha fascinado. He visto documentales y leído varios ensayos al respecto.

 Y por contra, ¿qué es lo que te ha resultado más difícil?

Hablar de ciertas cosas sin dejarme llevar por las emociones. Es duro, porque lo que se cuenta allí realmente sucedió, y aún es bastante reciente.

La historia transcurre íntegramente en Italia, hecho que, por otra parte, me ha sorprendido bastante. ¿Por qué decidiste ubicarla en ese país?

Amo Italia. Su cultura, su idioma, su gastronomía… Sentía que tenía una deuda con ese país. Allí pasé mi luna de miel, recorriéndome toda la costa oeste, desde Livorno hasta Nápoles. Visité Pompeya, y subí hasta la cima del Vesubio. Una tierra que respira historia por todos sus poros. ¡Si hasta estoy aprendiendo italiano por puro gusto!

Sin embargo, tengo que decir que para ambientar la historia, elegí lugares que no son tan comunes en la literatura. Milán, Venecia, Roma… ya están muy vistos. Quise dar protagonismo a la pequeña villa de Pregasina (que es real), y hablar sobre los grandiosos alpes italianos. Además, era el lugar perfecto para desarrollar la trama de La Voz Dormida.

¿De qué personaje de la novela te sientes más orgullosa? Ya sea por su carácter o por lo complejo que te ha resultado crearlo.

Leandro es mi niño bonito. Representó un desafío para mí, porque la historia es contada por él (en primera persona), y, siendo mujer, tuve que meterme en una mente masculina, y pensar como un hombre para que su voz narrativa fuera creíble. He aprendido mucho con esta experiencia.

Pero si hablamos de orgullo en su más pura esencia… me quedaría con Erika. Ella es una verdadera rebelde. Me arrancó la pluma de las manos literalmente y escribió su historia. Más de la mitad de las cosas que le suceden ella me las susurró al oído. No estaban planeadas.

Siempre dosificas la información que le proporcionas al lector para que este no resuelva el misterio de forma precipitada. ¿Eres consciente de lo que puede llegar a sufrir un lector rebanándose los sesos en busca de la identidad del asesino?

Sí. Me gusta hacer sufrir a la gente con mis libros. Es un rasgo de mi carácter y no me avergüenzo (risas). Aún no he recibido amenazas de muerte de ningún lector, así que creo que lo disfrutan. Sarna con gusto… ya sabes. 


Ronda de preguntas rápidas: 

Si tu vida tuviera el nombre del título de una novela, ¿cuál sería?

La casa del lago. Mi sueño es vivir junto a uno, con un muelle privado. Este título lo tiene todo para imaginar fantásticas historias. Hay varios libros con este nombre, por cierto, desde romances hasta thrillers (incluyendo una película preciosa con Sandra Bullock y Keanu Reeves). Te da un margen creativo increíblemente amplio. 

Primer lugar al que irías si pudieras viajar en el tiempo.

La Palestina del Siglo I. Para escuchar a Jesús de Nazaret pronunciando el Sermón del Monte en el Monte de los olivos. Siempre me ha fascinado ese pasaje bíblico.

Di el nombre de un autor o autora, nacido entre los siglos XV y XXI (ya ves que te doy margen para elegir), con el que te irías una tarde de cañas o a tomar unas copas.

AGATHA CHRISTIE!!! La adoro muy fuerte! Tengo todos sus libros, la serie completa de Poirot en DVD, he estado en su casa, he ido a ver obras de teatro basadas en sus libros… decían de ella que conocía más de 100 formas de matar distintas sin dejar huella. Esta señora era un prodigio, en una época donde las mujeres aún tenían que abrirse paso dando codazos para encontrar un lugar en el mundo de la literatura. Se ganó la admiración no solo de sus contemporáneos, sino de las generaciones siguientes. Junto a Charles Dickens (que también me encanta), es la autora más famosa de la historia de Britain. ¡Más incluso que Jane Austen, que ya es decir!

Y ahora, el nombre del personaje de un libro al que encerrarías en la Torre de Londres.

A la protagonista de La Perdición de Cathy. Qué mujer más odiosa, frívola y egoísta, Dios mío de mi vida. Scarlett O´Hara también lo es, pero al menos esta última tiene clase. En fin...

Dinos el título del libro que tienes ahora mismo en tu mesita de noche.

The Perfect Guests (Los invitados perfectos), de Emma Rous. Un thriller ambientado en una mansión centenaria sobre una fiesta de fin de semana. Promete mucho.

¿Qué comes o bebes, mientras escribes?

Té y pastas, o scones. Me he vuelto muy British en mis preferencias a la hora de elegir tentempié.



 ¿Y el nombre de tu personaje favorito, hasta la fecha, de alguna de tus novelas?

Christopher Dempsey, de Amarga Sentencia. Me encanta su personalidad. Es lo más siniestro que he creado hasta ahora.

Para finalizar, pregunta de obligado cumplimiento ¿Nos puedes avanzar algo sobre tu nuevo proyecto?

Ahora mismo me encuentro en África. Entre gorilas, chamanes, pigmeos y magia negra. Tendremos romance y misterio. Espero salir indemne de esto.

 

Muchísimas gracias por contestar a mis preguntas. En un verdadero honor para mí que hayas accedido a visitarnos de nuevo.

El placer ha sido mío. Un abrazo!!!



Os recuerdo que gracias a la autora, tenéis activo un sorteo en mi cuenta de Instagram con unos regalos fantásticos:

Libro en papel dedicado

Marcapáginas

Taza

Alfombrilla para el ratón

Bolsa de playa


Os dejo el enlace, por si aún no os habéis apuntado  

Acceder al Sorteo en Instagram


lunes, 7 de junio de 2021

La voz dormida, Miranda Kellaway

Narrativa, suspense
324 páginas
Autopublicado, 2021
Comprar el libro en Amazon aquí

Sinopsis:

La rutina de Leandro Maccione, propietario de una tienda de antigüedades en el corazón de Livorno, consiste en intentar hacer frente a la crisis económica que azota Italia para salvar su negocio de la quiebra. Para ello cuenta con la ayuda desinteresada de Erika, una joven avispada y amante de la aventura que trabaja como voluntaria en su establecimiento. Pero todo cambiará una tarde en la que recibe una enigmática donación anónima: una elegante casa de muñecas de inicios del Siglo XX, cuya presencia trastocará su vida y se convertirá en su obsesión cuando, a partir de ese día, empiece a ser víctima de aterradoras visiones en las que es testigo de un brutal asesinato. Su afán por averiguar el origen de su tormento le llevará hasta Lombardía, a orillas del lago Garda, a reabrir el caso de una desaparición ocurrida sesenta años atrás. Sus investigaciones desembocarán en un desenlace insospechado que destapará un secreto sepultado durante décadas bajo las sombras del final de la Segunda Guerra Mundial.

Opinión personal:

Leandro Maccione es el propietario de una tienda de antigüedades en la ciudad de Livorno. Cuando, de forma totalmente altruista, alguien deposita en su establecimiento una antigua casa de muñecas construida con todo lujo de detalles, todo su mundo se pondrá patas arriba.  

A partir de ese instante, Leandro empieza a sufrir terribles pesadillas que guardan relación con un asesinato cometido muchos años antes. Con la ayuda de Erika, su ayudante, se lanza a una aventura para intentar resolver el misterio que rodea ese crimen. Lo que Leandro no espera es descubrir que, tras la desaparición de una joven madre y esposa, se esconden muchos más secretos.

Sin moverse del presente, Leandro, a través de sus pesquisas, nos hará viajar al pasado para conocer la historia de los Caccia y los Agnelli, una acomodada familia italiana propietaria de la Villa en la que está inspirada esa casa de muñecas.

Esta es una de esas novelas con las que hay que tener mucho cuidado y no desvelar mucho sobre su trama, ya que el misterio es uno de sus puntos fuertes y debe ser el lector el que, poco a poco,  vaya descubriendo todos los enigmas que se ocultan en su interior.

Debo reconocer que ha sabido atraparme y sorprenderme desde el primer capítulo y, sobre todo, con su desenlace. El lector espera descubrir la identidad de un asesino pero con lo que no cuenta, o por lo menos yo no esperaba, es la magnitud de todos los secretos que se ocultan en esa casa

Miranda ha sabido crear unos personajes magníficos, desde Leandro, nuestro protagonista, hasta el último de los secundarios. Resulta tan fácil conectar con los personajes que es inevitable que te embargue la tristeza cuando descubres retazos de su pasado pero, a pesar de la sobriedad de esta historia, algunos comentarios de los personajes también logran hacernos sonreír gracias al buen humor con el que afrontan algunos sucesos. No voy a mencionar su nombre, pero uno de ellos, me ha parecido entrañable.

Gracias a esta historia, además, he podido conocer con más detalle cómo vivió la población italiana los estragos de la Segunda Guerra Mundial. Esta novela deja en evidencia el sinsentido que representa cualquier conflicto bélico y constata que, en cualquier bando, hay siempre millones de víctimas inocentes que pagan el precio de las decisiones de sus dirigentes.

La voz dormida es una novela de suspense maravillosa, con una ambientación increíble, narrada con suma elegancia y que resulta muy original por el enfoque escogido por su autora para desvelarnos los muchos secretos que se ocultan en su interior.


Mi puntuación: